Navigation Menu
Française vie

Française vie

Retransmitiendo desde el 90 de Vivier Merle boulevard…

Tras una semana en las galias tratando de aprender ese idioma tan retorcido llamado francés, uno se da cuenta de ciertas cosas. Por ejemplo, si te crees malo con eso de las lenguas no tienes más que rodearte de coreanos (americanos también valen) para sentirte un crack en la lengua de Sartre (se lee sagg). Esta claro, con tal de hablar a lo gangoso pronunciando unicamente el principio de cada palabra, puedes pasar por un liones más… Si es que aquí, en Lyon cuna del cine y sede mundial de la Interpol, no hay perdida… y si, llegado el caso, la hay, puedes orientarte con los rios (si estos si bajan limpios), con el castillo de disneyland (también llamado capilla de nosequé) o con el rascacielos Credit Lyonnais (apodado Crayón porque parece una cera, eso si, horrorosa… el arquitecto se merecia una paliza…). Donde si no hay manera de encontrarte es dentro del centro comercial de la Part Dieu. Dicen que es el más grande de Francia y yo me lo creo. Dentro caben un Carrefour, un Decathlon y hasta un geiser de tres pisos de altura. Te das cuenta, decía, de que la bollería francésa es la leche o que el hombrecillo de los semaforos no parpadea antes de ponerse en rojo. Descubres que el Negrita aquí lleva recetas de cocina en la etiqueta o que el extraño agujero del conector del portatil era para que pudiese entrar en los enchufes galos (aquí tienen un pitorro en el centro). Uno se sorprende de ver a todo el mundo en bicicleta, de que todo cierre a las siete de la tarde o de poder encontrar compatriotas gallegos en los lugares más insospechados… En definitiva, Lyon mola… Proximamente… Paris

Au revoir

¿Qué te parece?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers