Navigation Menu
8 Motivos por lo que deberías viajar solo.

8 Motivos por lo que deberías viajar solo.

Para los solteros, para los casados; para los introvertidos, para los extrovertidos; para los altos, para los bajos… viajar solo puede resultar una magnífica experiencia y aquí van 8 buenas razones por las que deberías probarlo: 1 . Lucha por tus sueños Resulta que cuando eras pequeño has visto un documental de Islandia y, desde entonces, tienes la espinita clavada de irte a allí a escalar volcanes o a bañarte en sus lagos termales. ¿Problema? que a tu moza aquellos lares le parecen muy fríos o que a tus colegas las únicas islas que les van son las que tienen la discoteca al lado de la playa… Es normal que no compartas exactamente los mismos gustos que la gente que te rodea, lo que ya no es normal es que renuncies a tus sueños. Especialmente si todo lo que tienes que hacer para cumplirlos es llegar allí.   2 . Pura logística. Vale pongamos que te entiendes muy bien con tus amigos/pareja y que resulta que compartís las mismas preferencias viajeras. Sigue habiendo un obstáculo muy grande en el camino. Coordinar agendas con otra persona que tenga sus quehaceres puede ser tremendamente complicado. Ni que decir tiene que estas complicaciones son aún mayores cuando se trata de hacer planes con un grupo de colegas. Por lo general, estos problemas se pueden superar planificando el viaje con mucha antelación, pero si eres de los que solo se puede coger las vacaciones a mediados de octubre te recomiendo que no lo pienses más, hagas la maleta y vayas de todos modos.   3 . Eres la mejor compañía que puedes tener. Si eres de los que rara vez pasa tiempo a solas, te llevarás una grata sorpresa cuando descubras lo enriquecedor que puede resultar sentarte a escuchar tus propios pensamientos. Y no hay mejor momento para descubrirse a uno mismo que en un viaje en solitario. Te podrás tirar horas o, incluso, días enteros sin tener que entablar conversación con nadie; con todo el tiempo del mundo para encontrarte y poner un poco de orden en tu vida   4 . Conocerás nuevas personas. Si el consejo de arriba no es para ti, si eres una persona nacida para tratar con...

Leer más
Cásate con un chico viajero

Cásate con un chico viajero

(Inspirado en un articulo de Lainness) Sal con un chico que atesore experiencias mas que objetos, que prefiera antes un billete de avión que un IPad. Sal con un chico que se ria cuando oiga las palabras vacaciones, todo incluido, o resort. Busca un chico que viaje porque no se obsesiona con una sola meta, si no que su alma está envenenada con cientos. Podrás encontrarlo en un aeropuerto o en una tienda de libros, siempre navegando entre las guías de viaje. Lo reconocerás por las exóticas banderas colgadas en su habitación o por los mapas de su fondo de escritorio. Tiene un número extraordinario de amigos extranjeros en Facebook  y su muro esta lleno de ‘miss you’ de la gente que ha conocido por el camino. Cuando viaja, hace amigos en cualquier parte. Y, aunque el contacto con estos amigos acabe siendo esporádico, le bastará un mensaje para encontrar alguien que le acoja en cualquier lugar del mundo. Invítale a una cerveza. Cuando un viajero llega a su casa, la gente rara vez escucha sus historias. Escúchalo. Permitele pintar un cuadro que te transporte a su mundo. Puede que hable rápido y pase por alto pequeños detalles pero eso es porque se emociona de ser escuchado. Bebe de su entusiasmo, hazlo tuyo. Tienes que saber que este chico se emociona como un niño pequeño cuando abre un libro de Hemingway o Kapuscinsky. Se puede sumergir en la lectura durante horas con la mirada soñadora de quien ya se imagina viviendo esas aventuras y recorriendo esos lugares. Los apunta, busca la manera de llegar a ellos y, a veces, consigue transformar las palabras escritas en relatos en primera persona. Te preguntará sobre tus sueños. Querrá picarte y conocer la cosa más loca que has hecho en tu vida. Dísela. Probablemente el habrá cometido una locura mayor. Si por casualidad ganas, has de saber que su próxima meta será superarla. Y muy seguramente dirá: “Tal vez podemos hacerlo juntos.” Sal con un chico que se mueva con la mochila al hombro porque sabe vivir felizmente con poco. Alguien que haya viajado de este modo ha sido testigo de la pobreza y de como la gente humilde suele acoger a los...

Leer más
¿Viajas?

¿Viajas?

Si algo me ha enseñado la vida, querido lector, es que viajar es algo mágico. Imagina una obra de teatro sin escenario en la que no conoces la verdadera naturaleza de tu papel. En la que los personajes, tanto principales como secundarios, aparecen y desaparecen sin preaviso. Desconocidos que puede que te marquen para el resto de tus días. Reencuentros, casuales o programados, fugaces o duraderos, pero que siempre te provocarán un sabor agridulce. Son kilómetros que alejan o acercan… Ciudades, paisajes se suceden… De algunas te olvidarás pronto, de otras guardarás una imagen grabada a fuego en la retina. Siempre se aprende, tan solo debes ir con los ojos bien abiertos. De seguro que sufrirás una infinidad de deja-vus. “Esto ya lo he vivido” dirás. Los países cambian, las caras también, sin embargo tendrás la sensación de que las cosas se repiten. Has de saber, lector mio, que la originalidad es una perla que hay que buscar con ahínco, por eso es tan bonito cuando descubres algo o alguien que te hace vivir algo nuevo. Y es más fácil que algo así suceda cuando te decides a descubrir el mundo. Habrá veces en las que llegues a un lugar y descubras que ya no es más un lugar, que es tu lugar. Sentirás que has dado con el puesto perfecto en el sitio ideal… ¿Buscar tu lugar?¿Ese es el objetivo de viajar? Me preguntarás en tu impaciente ansia de saber. Y yo, pobre ignorante que solo sabe darle a la tecla, te responderé que puede que si, que en mi caso es así. Pero que, sin embargo, la meta la debes poner tú. Solo tú puedes decidir que quieres encontrar en tu viaje. A mi, como eterno aprendiz de viajero que soy, solo me queda desearte buena...

Leer más
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers